logo smal                                                             NECROSIS ASÉPTICA DE LA CABEZA DEL FÉMUR

La necrosis aséptica de la cabeza de fémur llamada también, osteonecrosisavascular o, necrosis isquémicas de la cabeza del fémur, es una enfermedad que se caracteriza por una interrupción del flujo sanguíneo en la cabeza del fémur.

En el hueso existen normalmente tres tipos de células: los osteocitos que son células que forman parte de la estructura ósea, los osteoblastos que son células reparadoras que después se transformarán en osteocitos y los osteoclastos que son las células encargadas de eliminar las células óseas muertas. Estas células dependen de la cantidad de oxígeno presente para poder cumplir sus funciones. Cuando se produce una disminución del flujo sanguíneo se da comienzo a la muerte de las células óseas (osteocitos) con la subsiguiente pérdida de la integridad estructural de la cabeza del fémur. Cuando la obstrucción es total los osteocitos pierden su viabilidad dentro de las doce horas, comenzando a verse cambios histológicos a las cuarenta y ocho horas, pudiéndose detectar mediante la utilización de Resonancia Magnética el edema. En cambio la remodelación ósea tarda más tiempo en ocurrir y se pone de manifiesto mediante radiografías recién después de los dos meses.

La muerte celular trae aparejado un edema como respuesta inflamatoria, ésta se cree que es una de las principales causas del dolor, siendo ésta la forma como generalmente se presentan los primeros síntomas. La disminución de la irrigación de sangre con la consiguiente disminución del oxígeno que esta transporta disminuye la actividad de reparación por parte de los osteoblastos y limpieza ósea por parte de los osteoclastos.

Existen para el tratamiento de esta enfermedad varias opciones terapéuticas, que van desde las quirúrgicas (descompresión del edema, injertos de hueso, etc.) y no quirúrgicas como el tratamiento farmacológico (manejo de los problemas de coagulopatías), electro estimulación y la OHB.

La oxigenación hiperbárica aporta al hueso dañado una cantidad superlativa de oxígeno (hasta 20 veces más oxígeno que en condiciones normales de presión ambiente). Esta cantidad de oxígeno extra llega al lugar de la lesión a través del plasma logrando aumentar drásticamente la actividad de limpieza y remodelación ósea, disminuyendo simultáneamente el edema, lo que facilita la microcirculación. Por otra parte ese oxígeno aportado por la cámara impide o minimiza la formación de nueva necrosis.

Esta aceleración de los procesos de reparación por acción del oxígeno hiperbárico, disminuyen por ende el tiempo de recuperación del paciente, siendo la manifestación más evidente la desaparición del dolor, fruto del edema luego de las primeras sesiones de cámara hiperbárica.

BENEFICIOS DE OHB

  • Mejora el funcionamiento del metabolismo óseo.
  • Aumenta la neoformación vascular.
  • Aumenta de forma sostenida la tensión de oxígeno en hueso.
  • Modulador osteoclasto y osteoblastos.
  • Aumenta la proliferación de fibroblastos y colágeno.

NECROSISI ASEPTICA CABEZA DEL FEMUR