• RADIONECROSIS Y OSTEORRADIONECROSIS
   
OSTEORADIO.jpg
La radiosensibilidad celular aumenta a mayor actividad mitótica y disminuye con el nivel de especialización.
Sobre el tejido vascular la radiación produce engrosamiento, degeneración y necrosis del endotelio produciendo una endoarteritis con vasculitis necrotizante. Los vasos que más sufren son los de menor calibre; capilares y arteriolas.
Sobre los tejidos blandos y la piel, pueden producir retrasos en la cicatrización, la piel se lesiona con facilidad ante traumas menores y tiene dificultad para curar. Afecta directamente a las mucosas irradiadas del tracto gastrointestinal y genitourinario.
El tejido óseo, si bien puede absorber mayor cantidad de radiación, esta actúa sobre el tejido celular, componente del propio hueso y sobre los vasos sanguíneos.
Las terapias convencionales de cuidado y tratamiento de lesiones por radiación no siempre son efectivas. Las lesiones vasculares originan una zona muy pobremente irrigada con disminución de la presión parcial de oxígeno.
El tratamiento de elección para este tipo de lesiones es la OHB, los fundamentos son los mismos que los de su utilización en los retrasos de cicatrización: hiperoxigenación, neoformación vascular, protección ante la infección, entre otros.

BENEFICIOS DE LA OXIGENACIÓN O CÁMARA HIPERBÁRICA EN NECROSIS POR RADIACIÓN

  • Estimula formación de colágeno en bordes de heridas.
  • Aumenta microvasculatura y reepitelización de úlceras.
  • Estimula la proliferación de fibroblastos.
  • Revierte el daño vascular producido por radiaciones.